El día 28 de septiembre de 1591 llega Fray Juan de la Cruz al convento de Úbeda para "curar de unas calenturillas". Aquí permanece hasta su muerte en una pobre celdilla de este convento. Es el encuentro definitivo con el Amado, a las doce de la noche entre el día 13 y 14 de diciembre fray Juan se va "a cantar maitines al cielo". Se ha hecho realidad aquel verso que escribió: "rompe la tela de este dulce encuentro".

Desde ese momento el convento de Úbeda se convirtió en un foco que irradió la espiritualidad del místico carmelita descalzo. Los religiosos de esta comunidad abrieron siempre sus puertas a todos aquellos que se acercaban a conocer la singular figura de fray Juan. Por fin, en 1978 se inuguró el Museo San Juan de la Cruz recogiendo diversas reliquias y otros recuerdos que se relacionaban con el Santo, así como se preparaba al visitante un recorrido por su vida y su doctrina. También se enriqueció con una notable biblioteca especializada en temas sanjuanistas y de espiritualidad.

En el Año Jubilar 2000 el Museo sufrió una importante reforma, incrementándose con un gran número de obras procedentes de los conventos de la Provincia del Santo Ángel Custodio de Andalucía. De este modo, el Museo dispone en la actualidad de doce salas donde el visitante puede acercarse a conocer esta gran figura universal del pensamiento y de la espiritualidad cristiana.

TOP